Bajo el Reflector de la Belleza: Estás Embarazada

¿Qué esperas ver al mirarte en el espejo si estás embarazada?

Todos hemos escuchado mencionar los cambios físicos del embarazo. Aparte de subir de peso, están los dolores de espalda, las nauseas, el cansancio, la indigestión y, por supuesto, la necesidad constante de ir al baño. Pero, ¿sabías que también hay muchos aspectos positivos para el cuerpo relacionados con el embarazo? Tu cabello, piel y uñas seguramente sufrirán cambios que desearías que continuaran aún después de la llegada del bebé. Esto es lo que puedes esperar y te decimos cómo aprovecharlos al máximo ¡antes de que desaparezcan!
 
Piel radiante
Durante el embarazo, tus hormonas fluctúan mayormente, causando que tu piel produzca más grasa. Como resultado, tu rostro adquiere un brillo natural, “el brillo del embarazo”. Si a esto le agregas un aumento del cincuenta por ciento en el flujo sanguíneo en todo tu cuerpo, tu tez lucirá más radiante y hasta más rosada. Para maximizar la frescura en tu rostro, asegúrate de modificar tu rutina de cuidado del cutis de acuerdo a los cambios que estás experimentando. Por ejemplo, no querrás humectar tu piel demasiado, pero tampoco debes olvidarte por completo de tu humectante. Y como siempre, una exfoliación semanal ayuda a combatir una desventaja potencial de esas hormonas – los granitos que pueden aparecer por el aumento del vello facial. 
 
Uñas fuertes
Incluso, y esperamos que no lo hicieras, si antes de embarazarte te mordías las uñas, en estos días deberías de hacer algo diferente con tus dedos. ¿Por qué? Porque cuando estás embarazada, las uñas crecen más rápido y, si tienes suerte, hasta se endurecen. Entonces, si antes no te hacías manicuras con regularidad, este es el momento de cuidar más de tus manos. Ya sea que tú te hagas la manicura o te la hagan en el salón, una manicura semanal mejorará la salud de tus uñas y así seguirán tiempo después de la llegada del bebé. Así mismo, te sentirás relajada y tus manos llamarán la atención.
 
Cabellera hermosa
El cabello también cambia durante el embarazo. En realidad no es que crezca más, sino que la caída del cabello disminuye y el cabello se engruesa gracias a los cambios hormonales. Mientras que tus glándulas sebáceas trabajan horas extras, tu cabello puede lucir más brillante también. Increible ¿no?.
Sólo tienes que asegurarte de modificar tu rutina de cuidado del cabello para reflejar estos cambios. Esto podría ser con un corte en capas para que no se vea tan espeso y te resulte difícil controlarlo, o cambia tu shampoo por uno para cabello grasoso si el exceso de brillo se convierte en grasa.
 

Stephanie Smith es una escritora independiente que trabaja en los medios. Sus obras han aparecido en sitios que van desde CNN.com hasta National Lampoon, y ha escrito programas pilotos de televisión para Fox, CBS, The CW y Legendary Televisión. Ella vive en Los Angeles con su hijo Dash y su gatita (hembra), Fred. 

http://www.stephanieksmith.com/

Comentarios del Artículo